Autor de la página web

Autor de la página web

Información sobre el autor

DEMOCRACIA REAL

¿Le gusta esta página web?

Si, me gusta (30 | 77%)
No, no me gusta (5 | 13%)
La globalizacion, que aparentemente y si uno escucha la palabra en los medios televisvos, no tiene ninguna malicia, esconde la brutalidad, las guerras, el hambre y la miseria como forma de que multinacionales y bancos endeuden a los paises del tercer mundo y compren muy barato sus gobiernos, sus gentes. Es un manual de como se fabrica miseria.

Bienvenidos a la elite del capital.




Confesiones de un Terrorista Económico

Mayo 16, 2008 | Por cuartadimension2012 | # Enlace permanente | Tweet

Este es el nombre del libro del norteamericano John Perkins (“Confessions of an Economic Hitman”; Berrett-Koehler Publishers, Inc, San Francisco, 2004), un hombre que decidió plasmar en un libro de la manera más cruda y sincera todas las contribuciones que él hizo a favor de levantar y perpetuar lo que llama en su obra “the Global Empire” o Imperio Global, dominado por la “Corporatocracy” o Corporatocracia, es decir, en este libro se plantea que en realidad en el mundo el concepto de “Democracia” como una vez dijo Abraham Lincoln, el Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo, en realidad no existe, es un concepto ficticio que el Capitalismo utiliza para hacer creer a las naciones que es el mejor sistema de gobierno y no hay nada igual, pero en realidad lo que nos gobierna en el mundo es la “Corporatocracia”, el gobierno de las corporaciones, el cual, según el autor de esta confesión, tiene tres pilares fundamentales e inseparables: la banca internacional, la acción de las transnacionales en el mundo y la complicidad de los distintos gobiernos a lo largo del mundo, sin embargo, yo a estos 3 pilares agregaría uno más: Las cadenas de Prensa Internacional. Adicionalmente, indica John Perkins en su obra que el imperio global se posiciona en los países por medio de 3 niveles de influencia, donde dependiendo de la resistencia que haya en cada uno así irá requiriendo de acciones más “concretas”: primero la acción de los “terroristas económicos”, si esta táctica no funciona, entran los “chacales” de la CIA a limpiar el terreno, y finalmente, si esta opción no funciona, entra la última que es la invasión militar…ciertamente, en Afganistán e Irak fallaron las 2 primeras.

Ahora, ¿cómo Mr. Perkins contribuyó con el Imperio Global a través de su trabajo como terrorista económico? En esta obra, John Perkins describe de la manera más detallada que el trabajo que desempeñó en una de las empresas transnacionales (MAIN) durante los años 70 y 80, y parte de los años 90 con otra empresa (Stone & Webster Engineering Corporation, SWEC), fue la de fungir como “economista” el cual estudiaba toda la realidad histórica y geo-política de un país “objetivo” para convencer a sus gobernantes y a los bancos internacionales que si ellos asumían gigantescos endeudamientos externos para construir mega proyectos, tales como represas hidroeléctricas, modernas redes de caminos, redes eléctricas y otros tipos de proyectos con los que el país en cuestión iba a aumentar significativamente su PIB ( Producto Interno Bruto). Sin embargo, y con conocimiento de causa, lo que realmente buscan este y muchos terroristas económicos a lo largo del mundo (y todavía lo hacen) es amarrar financieramente a los países a los tentáculos del imperio global, para una vez asumida la deuda –impagable- se aseguran que los países se van someter a todas las condiciones de la banca internacional con lo cual imposibilitan su auto determinación.

Aunque durante muchos años John Perkins practicó esta “profesión” se encontró a lo largo de los países que visitó y estudió (Indonesia, Irán, Colombia, Ecuador y otros) contactos claves y personas que le revelaron lo perverso de su trabajo y del daño que estaba causando él y todos los demás terroristas económicos y las empresas a las que trabajaban, al mundo, pues lo que realmente causaban era hambre, pobreza, miseria y corrupción. En un momento dado, John comenzó a entrar en un estado de confusión y después de muchos años de lidiar con eso decidió renunciar a este oficio para dedicarse a su propia empresa de promoción de energías alternativas y económicas. Actualmente acabó de escribir otro libro con la misma línea de tema y está apoyando tribus en la Amazonía Ecuatoriana para luchar en la defensa de sus soberanías y sus tierras, que las transnacionales petroleras están amenazando.

Este libro tiene, además, una serie de temas paralelos donde el autor describe el desarrollo histórico y político de ciertos hitos históricos que él presenció y da su interpretación, tales como el Tratado Torrijos-Carter, donde el expresidente –asesinado por la CIA- de Panamá, Omar Torrijos logra defender la idea de que el Canal deberá ser devuelto al pueblo panameño, razón por la cual, años después de este tratado fue asesinado en un atentado en la avioneta en la que viajaba, habla de la invasión a Panamá también, como un acto infame que no tuvo justificación; narra también del Ecuador, país azotado por impagables deudas producto de la injerencia de la corporatocracia, del expresidente – asesinado en un atentado aéreo para la misma época que Torrijos – Jaime Roldós quien procuró defender la soberanía del Ecuador de la injerencia de las transnacionales petroleras a través de reformas constitucionales; describe el proceso de transformación de Irán de convertirse de una monarquía a un Estado clerical como el que es ahora, donde el autor de este libro estuvo hasta meses antes de la revolución islamista, ya que fue advertido de que todas las empresas americanas iban a perder sus inversiones ahí, por lo que lo mejor era dejar el país, y así ocurrió; habla también sobre el intento de golpe de Estado perpetrado en Venezuela en el 2002, sobre el conspirador de dicho intento de golpe y habla sobre las grandes desigualdades sociales existentes en dicho país. De manera asombrosa argumenta que Venezuela prácticamente fue salvada por Sadam Husein, dado que en ese momento histórico estaba más centrada la atención mundial de la en convencer a la opinión pública de que Irak era un peligro para el mundo por lo que el presidente democráticamente electo de Venezuela, Hugo Chávez, apoyado por muchos grupos del pueblo venezolano logró volver a la presidencia; y uno de los temas más apasionantes que Mr. Perkins toca en este libro es el del embargo petrolero de los miembros de la OPEP a los Estados Unidos en los años 70. Hace una descripción bastante detallada de lo acontecido, donde, finalmente argumenta, que más que intentar sepultar al capitalismo el embargo petrolero lo que finalmente propició fue un auge exorbitante de los objetivos alcanzados por la corporatocracia, finalizándose dicho proceso con un pacto entre el gobierno de los Estados Unidos con la casa real de la monarquía de Arabia Saudí; dicho pacto fue hecho para evitar un nuevo embargo petrolero a futuro, aspecto que han logrado eficazmente. El libro trata otros temas interesantes también… (atentados del 11 de Septiembre y más)

Conclusión: es interesante leer el epílogo, porque una de los consejos que Mr. Perkins da a los lectores es luchar en contra de que en los distintos países se implementen tratados de “libre” comercio…además de otras importantes recomendaciones para tratar de evitar que la corporatocracia sea el reino absoluto del mundo. Este libro básicamente lo interpreto como un intento de redención personal del autor como compensación social, política y moral que es lo mínimo que debió hacer para tratar de paliar los efectos de lo que él mismo contribuyó a crear, los eventos que básicamente lo impulsaron a publicarlo finalmente fueron los atentados del 11 de Septiembre, acontecimiento histórico que él dice fue un hecho promovido por los terroristas económicos.

Finalmente, aunque ya les he descrito parte de lo que trata el libro los invito a que lo adquieran (visiten también 2 de sus sitios web: http://www.johnperkins.org y http://www.dreamchange.com ), lo lean, mediten al respecto y se pregunten: ¿qué puedo hacer para contribuir a la defensa de un mundo diferente, más justo y solidario?




-------


El gran fraude mundial
01:31

Enviar

Imprimir

Aumentar el texto

Reducir el texto

JOSÉ PASCUAL RUIZ MACIÁ (*) No son los ciclos económicos, estúpido,
son las grandes estafas
de los especuladores.


E l documental que ha ganado un Oscar llamado Inside Job, que significa delito cometido con complicidad del círculo de la propia víctima, destapa la confluencia de intereses entre finanzas y política en la crisis financiera mundial de 2008 provocada por las hipotecas subprime y señalar a sus responsables. Ferguson, el director del documental, subraya el carácter criminal de la crisis: "Creo que el argumento central (de la película) es que la desregulación, que comenzó en la década de 1980, conduce a la aparición de lo que, sin exageración alguna, es una industria criminal. El sistema financiero estadounidense se ha convertido en una industria criminal, en particular la banca de inversión. Eso es verdad en la forma tan literal en la que estas personas han violado la ley, y ha corrompido las personas que deberían haberla contenido - obviamente el sistema político, el sistema regulador y, menos obvia pero igualmente importante, el mundo académico y la investigación de la disciplina económica".
Ferguson cuando recogió el premio de la Academia de Hollywood comenzó su discurso diciendo "discúlpenme, pero debo arrancar señalando que tres años después de que estallara nuestra horrible crisis causada por el fraude financiero masivo, ni un solo ejecutivo ha sido encarcelado, y eso está mal".
Así aparece Frederic Mishkin prestigioso economista, profesor de la Escuela de Negocios de Columbia, exmiembro del Consejo de la Reserva Federal (algo así como nuestro Banco de España). Durante la entrevista, Ferguson le recuerda a Mishkin que en 2006 escribió un informe llamado Estabilidad financiera en Islandia, una loa a las virtudes del robusto sistema financiero del país. Mishkin cobró 100.000 dólares de la Cámara de Comercio de Islandia por su trabajo. Uno de los muchos casos de confluencia de intereses entre finanzas y política. Meses después, Islandia colapsó a causa de la voracidad especulativa de su sistema financiero. Y entonces Mishkin, en su currículum: donde decía Estabilidad, ahora puso Inestabilidad financiera en Islandia. Y preguntado sobre esta falsedad dice "no recordar" haber modificado ese dato en su currículum. Y así todo. La ideología de los gigantes del sector financiero se infiltró en todos los ámbitos del sistema económico estadounidense, de las administraciones políticas (demócratas y republicanas) a los agentes reguladores, de la academia (departamentos de Economía de universidades como Harvard y Columbia) a las agencias de calificación.
En el citado documental Inside Job se pone de relieve que desde el ascenso a la Casablanca de Ronald Reagan, en los años 80, se impuso el dogmatismo neoliberal, donde la desregulación fue la norma y el progresivo adelgazamiento del Estado una inercia tramposamente inevitable. Como consecuencia, lo que hoy estamos viviendo, más bien diría padeciendo, es de dimensiones históricas, con características globales. De la situación se adueñan la desconfianza y la incertidumbre. Los consumidores no consumen, los empresarios no contratan, los inversores no invierten y los bancos no prestan. Nuestra economía se ha debilitado enormemente, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por la incapacidad de los políticos de tomar decisiones difíciles. Un país no puede prosperar durante mucho tiempo cuando sólo favorece a los que ya son prósperos.
El estallido de la crisis no sólo se debe a los fallos de regulados y reguladores, que son evidentes, sino a la dimensión desproporcionada que adquirió la economía financiera, al margen de su función primordial de alimentación de la actividad productiva. Las distintas instituciones financieras se han servido de los clientes para colocar productos basura en lugar de servirse de ellos para gestionar prudentemente sus depósitos, ahorros inversiones o créditos. Y ha habido fallos de los organismos de control. Los de ámbito local o nacional, inadaptados o sin competencia en lo global, y los internacionales, aún más obsoletos y desajustados. Los sistemas de mercado no regulados acaban destruyéndose a sí mismos, como hemos podido comprobar. Necesitamos una regulación eficaz de los mercados financieros, un retorno a los valores éticos. Se debe aspirar a recuperar el contenido ético que ha estado ausente de los mercados financieros.
El capitalismo es la asombrosa idea de que los peores hombres harán las peores cosas para alcanzar el bienestar de todos. John Paulson, todo un ejemplo, es uno de los más celebres gestores de fondos de alto riesgo. Ganó unos 15.000 millones de dólares apostando contra los productos basados en hipotecas subprime. Su fondo tomó posiciones contra el euro y fue uno de los más activos en apostar por la caída de los bancos españoles mediante agresivas posiciones bajistas.
A pesar de la complejidad de los problemas económicos que afrontamos, de esta crisis también saldremos, pero antes será necesario reconstruir los fundamentos morales de la economía de mercado, si lo prefieren del capitalismo: la corrupción, el fraude, el abuso, la desigualdad, la injusticia, la desconfianza, es de tal naturaleza que, si queremos mantener la legitimidad social de la economía de mercado y la eficacia de las reformas y las políticas económicas, tendremos que reconstruir una política del bien común. Ahora lo que está en cuestión son los valores, las reglas y las instituciones que regulan nuestra economía. Tras la última mutación de la crisis en la de "deuda soberana", estamos a un paso de la siguiente, es decir, de la crisis social, tras haber dejado por el camino millones de "cadáveres" empobrecidos, por la avaricia de unos pocos.
Correo electrónico
Contraseña
Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "2636"
DEMOCRACIA REAL
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one